Reseña: Lucy

Universal Pictures, 2014

Universal Pictures, 2014

Ficha Técnica

País: Francia

Año: 2014

Director: Luc Besson

Música: Éric Serra

Fotografía: Thierry Arbogast

Guión: Luc Besson   

Duración: 89 minutos

Elenco: Scarlett Johansson, Morgan Freeman, Arm Waked, Choi Min-sik

Por: Sarai Rosas Bautista

¿Qué pasaría si el ser humano pudiera utilizar el 100% de sus capacidades cerebrales? Esa, es la premisa con la que se nos presenta a Lucy (Scarlett Johansson), una joven norteamericana que mientras vive en Taiwan es secuestrada por unos traficantes para transportar una droga experimental, que la convierte en poco menos que todopoderosa.

Después de salir de la sala, en lo único en lo que podía pensar, era en que me habían timado.

Si algo hay que reconocerle a Luc Besson es su gran habilidad para vender sus películas. Esta no es la excepción.

Según Besson, el ser humano sólo utiliza el 10% de su cerebro, lo que hace que todo su potencial sea desperdiciado.

Para darle peso al argumento, nos dice que un afamado científico (encarnado por Morgan Freeman), tiene una teoría que explica lo que pasaría con una persona si su cerebro alcanzara el máximo nivel.

Universal Pictures, 2014

Universal Pictures, 2014

Sin embargo, la exposición es más cercana a un discurso new age, que a una herramienta de la ciencia ficción. Sensación que se acrecienta con el uso de imágenes del universo y distintos animales (muy al estilo de Malick  en El Árbol de la Vida) o con ese viaje por el tiempo y encuentro de la Lucy de Besson y la antropológica.

Vaya, no es que una quiera ponerse en el papel del científico purista, pero tanto discurso filosófico, envuelto en pseudociencia, termina pesándole a una cinta que pudo ofrecer más.

Y donde más se nota es en lo desaprovechada que resulta la protagonista, pues ni todo el despliegue de habilidades y poderes (cual X-Men), le permiten brillar como los previos prometían, haciendo que la Lucy de Johansson quede entre la súper heroína de Los Vengadores y la inteligencia artificial de Her.

De hecho, resulta bastante curioso que los mejores momentos de Johansson sean antes de sufrir la transformación. Nada que un poco más de rudeza hubiera resuelto…

Cabe aclarar que esta película no es para nada aburrida, pero hay que aceptarle demasiadas licencias creativas.

Ya lo decía un filósofo inglés: “el conocimiento es poder”, sólo que este resultó insípido con ganas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s