Reseña: Los juegos del hambre

Lionsgate, 2012

País: Estados Unidos

Año: 2012

Director: Gary Ross

Música: James Newton Howard

Fotografía: Tom Stern

Guión: Gary Ross, Suzanne Collins, Billy Ray (Basada en la novela de Suzanne Collins)

Duración: 142 minutos

Elenco: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Woody Harrelson, Liam Hemsworth, Elizabeth Banks, Lenny Kravitz, Stanley Tucci, Donald Sutherland

Por: Sarai Rosas Bautista

El mundo ha cambiado y esto es evidente con la existencia de Panem (nación en la que se convirtió Estados Unidos). Esta se divide en 13 distritos y una cede del gobierno, El Capitolio. Sin embargo, tras una rebelión el distrito 13 fue exterminado.

Para evitar nuevos levantamientos sociales (y recordarle a la gente quien manda), El Capitolio instituyó Los Juegos del Hambre, un evento televisado en el que son elegidos un chico y una chica de cada distrito (denominados tributos) para participar en un enfrentamiento a muerte.

Llega el momento de elegir a los “tributos” de la edición número 74 y en el distrito 12 ocurre algo inusitado, una chica llamada Katniss se ofrece como voluntaria. Esto para evitar que su hermana menor Prim, quien ya había sido seleccionada, vaya a la competencia.

Junto con un joven de nombre Peeta, Katniss viaja hacia El Capitolio para preparase y aprender lo necesario de Haymitch, su mentor, para sobrevivir en una lucha en la que sólo puede quedar uno en pie.

Los juegos del hambre, basada en la novela del mismo nombre de Suzanne Collins y que se ha convertido en la nueva sensación literaria entre los jóvenes, es una de esas historias que tiene más de lo que aparenta.

Lionsgate, 2012

Primero hablemos de la parte de producción:

A través de Katniss es que nos vamos sumergiendo en la extraña forma en la que este mundo post-apocalíptico funciona. Su fortaleza y su convicción son retratadas magníficamente por Jennifer Lawrence, quien se encamina a ser una de las grandes actrices de su generación.

El trabajo de esta actriz es esencial, pues la adaptación realizada se decanta por un mínimo de  diálogos, recayendo todo el peso de la historia en Katniss y sus emociones.

El resto del reparto, conformado por Josh Hutcherson, Woody Harrelson, Lenny Kravitz, Stanley Tucci y Donald Sutherland (incluso Elizabeth Banks con ese terrorífico look de Lady Gaga en  decadencia), logran transmitir la personalidad de sus personajes a pesar de que la mayoría de ellos están poco tiempo en pantalla y que dan la idea del papel que jugarán en cintas posteriores.

Tal vez uno de sus puntos débiles se encuentre en el uso de algunos escenarios, por ejemplo en El Capitolio (que por momentos parece muy acartonado) o algunos efectos especiales (que denotan que hicieron lo que pudieron con 78 millones de dólares). Incluso la música, aunque no es mala, resulta un poco parca y deslucida.

O el tiempo de duración de la película, el cual llega a ser algo excesivo tomando en cuenta lo que tarda en establecerse la premisa e iniciar la acción del juego.

Lionsgate, 2012

Ahora si, ese algo más:

Los juegos del hambre, se presenta como una aventura en la que una heroína debe superar obstáculos y luchar contra la muerte para salir victoriosa, argumento que sin duda capturó a sus miles de fanáticos en el mundo. Pero como dije antes, tiene mucho más.

Debo decir que antes de entrar a la sala de cine mi conocimiento de la historia se reducía a lo visto en anuncios, por lo que mis expectativas eran nulas. Sin embargo, lo que encontré fue un mundo tan similar al nuestro.

Lo que me ha parecido mas llamativo es esa crítica a la sociedad moderna, en específico al espeluznante gusto que hemos adquirido por los reality shows. Y es que al final del día, esta película retrata eso, un espectáculo de sangre fabricado para entretener a las masas, sin importar que sea a costa de seres humanos.

Desde hace más de una década la televisión se ha llenado de esta clase de producciones, donde la integridad, no sólo física sino moral de los participantes es despedazada. Ok, tal vez aún no llegamos al nivel de hacer que niños se maten entre ellos para nuestra diversión, pero ¿a cuanto estamos de esa frontera?  No se ustedes pero a mi me asusta sólo pensar en esa idea.

Este discurso es manejado con mucha inteligencia, tanto que ni  se nota a simple vista, por lo que esta mezcla de crítica y aventura resulta muy lograda, dejando muy en claro que Los juegos del hambre no es, ni se acerca en lo más mínimo a la saga Crepúsculo.

Si bien la historia ha encontrado criticas sobre su origen (que los fanáticos de la novela Battle Royale del japonés Koushun Takami reclaman a capa y espada), lo cierto es que tiene toques de innumerables obras, desde los libros El señor de las moscas de William Golding y 1984 de George Orwell, entre otros. Vamos, hasta la cinta The Truman Show podemos distinguir. Así que la paternidad de la premisa podría reclamarla cualquiera.

Hasta donde lleguen las consecuencias de la polémica lo veremos cuando la historia se complete.  Mientras eso sucede, Los juegos del hambre cumplirá para todo público, el que sólo busque un rato de entretenimiento y aquel que quiera meditar un poco más.

Anuncios

Un comentario en “Reseña: Los juegos del hambre

  1. Pingback: A salvo… | Sexta Fila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s