Reseña: El árbol de la vida

Fox Searchlight Pictures/Riverroad Entertainment, 2011

Ficha Técnica

País: Estados Unidos

Año: 2011

Director: Terrence Malick

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Emmanuel Lubezki

Género: Drama

Duración: 139 minutos

Elenco: Brad Pitt, Sean Penn, Jessica Chastain, Hunter McCacke 

Por: Sarai Rosas Bautista

Jack es un hombre que carga enormes culpas y resentimientos; los cuales vienen de la difícil relación con su padre; así como de la trágica muerte de uno de sus dos hermanos.

Parte de una familia de Texas de los años 50, Jack nos transporta a diferentes etapas de su vida (en ocasiones a través de su padre, en otras de su madre y en algunas más por su propia voz) para acompañarlo a cuestionarse sobre la vida misma.

El árbol de la vida, quinto trabajo de Terrence Malick, es una de esas cintas que la amas o la odias. No hay más.

Si bien es cierto, se cuenta una historia, la cotidianidad de esta familia texana, así como sus alegrías y sus dificultades, son un mero pretexto para una reflexión mayor: la vida.

Las preguntas que el padre (Brad Pitt), la madre (Jessica Chastain) y el propio Jack (Hunter McCacke, de niño – Sean Penn, de adulto) se hacen a partir de la muerte de uno de los integrantes de la familia terminan siendo las nuestras. Cuestionamientos que incluyen el sentido de la vida y la existencia de Dios.

Para lograr envolvernos en esta dinámica filosófica, Malick, se vale de flashbacks que nos ubican en los momentos importantes de la familia, momentos que nos ayuda a entender su compleja relación. También, la partitura desarrollada por Alexandre Desplat ayuda a situarnos en el ambiente adecuado.

De igual forma, las actuaciones de Brad Pitt y Sean Penn (a pesar de su poca participación) son redondas, siendo Jessica Chastain, quien con su encanto y sencillez, sobresale del resto.

Fox Searchlight Pictures/Riverroad Entertainment, 2011

Sin embargo, donde realmente radica la importancia de esta cinta es en la fotografía del mexicano Emmanuel Lubezki, la cual es simplemente sublime.

Las imágenes son el vehículo que nos transportan del origen mismo del universo a la inocencia de los primeros pasos de un bebé. Son tan capaces de emocionar como de llevarnos a la más profunda pena sin la necesidad de diálogos por parte de los actores.

El trabajo de Lubezki debería convertirse en un manual para quienes aspiran a ser fotógrafos, por muy amateurs que estos se digan (por cierto, ahí esta el ganador del Oscar a Mejor Fotografía, de mi se acuerdan).

Ahora bien, hay que decir que El Árbol de la Vida no es una película fácil de digerir, en realidad es muy complicada, por lo que a más de uno podría parecerle aburrida, inclusive incoherente.

Por momentos, el director contrapone la ciencia y la fe, lo que seguro provocará más de una acalorada discusión (no por nada ha recibido criticas completamente dispares).

Es por ello que si están dispuestos a ver las dos horas y algo que dura, deben hacerlo consientes que hay que abrir todos los sentidos para disfrutarla.

Compleja, si, pero bella y sumamente introspectiva a pesar de lo desconcertante que aparenta ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s