Crítica: Enemigos Públicos

Universal Pictures, 2009

Corre el año de 1933, los Estados Unidos atraviesan una de las peores crisis económicas de los últimos tiempos. La pobreza de la gente, la falta de empleo y una enorme crisis social provocan que los grupos criminales hagan de las suyas por todo el país.

Uno de los lugares más azotados por este fenómeno criminal es Chicago, donde uno de los más prominentes delincuentes está haciendo de las suyas. Dicho criminal es Jonh Dillinger (Johhny Depp), un hombre que gracias a su carisma y a sus escapes casi apoteósicos de la policía se gano la admiración de la gente común.

Mientras que para unos era una verdadera estrella, para otros se estaba convirtiendo en un verdadero dolor de cabeza. Por lo que pronto el naciente FBI de J. Edgar Hoover (Billie Cudrup) y su agente estrella, Melvin Purvis (Christian Bale) comenzarían su persecución.

Enemigos Públicos es la nueva cinta del director Michael Mann en la que nos cuenta las aventuras (por no decir tropiezos) que tuvieron que pasar los agentes del FBI para dar alcance al escurridizo Dillinger, quienes decididos a atraparle se valieron de todo tipo de artimañas. Y no era para menos, pues estaba dejando muy mal parados a los representantes de la justicia norteamericana.

Esta película puede dividirse en lo bueno y lo raro. En la primera nos encontramos a un reparto que sin duda logró llevar a la gente a las salas de cine.

Y es que por sí solo, el nombre de Johnny Depp se ha convertido con los años en una verdadera garantía de calidad y éxito.

En esta cinta lo demuestra al darle vida a un muy encantador Dillinger, pues demuestra otra vez ese gran talento para ponerse en la piel de los personajes más diversos. Con este gangster, Depp logra una vez más que los espectadores se pongan del lado de los “malos” (cosa que hizo recientemente con Sweeney Todd).

No menos importante lo hecho por su antagonista Christian Bale, quien da a su personaje un carácter muy parco y solemne, necesario para un representante de la ley.

Mientras que Marrion Cotillard (Billie Fretchete), que después de ganar su Oscar, pone de manifiesto su gran talento actoral con su interpretación de la fiel novia de Dillinger.

Ahora lo raro. Y es que la inusual forma en la que fue rodada esta producción salta a la vista, pues al no usarse las cámaras convencionales (en esta ocasión se emplearon cámaras digitales) el director logra todo tipo de tomas.

En algunos momentos esta diversidad de imágenes se vuelve tan diversa que surge la duda de si se está viendo un documental, un reality show, una serie de televisión o una película.

Fuera de esta situación el filme consigue presentar a un hombre encantador, fiel a su causa y muy seductor como el “bueno” lo que obviamente se contrapone a la lógica natural, puesto que se trata de un asaltante y que en cualquier sociedad sería considerado como el “malo de la historia”.

Sí la idea era que Dillinger fuera visto sin la moralidad de la sociedad y únicamente como un personaje icónico, seguro lo logra.

Desde antes de su estreno se ha venido candidateando, tanto a Depp como a la cinta,  para los Oscar de año próximo sin embargo habrá que esperar a que la audiencia vea la cinta y decida si será podrá ser parte de la fiesta Hollywoodense o no.

Universal Pictures, 2009

Universal Pictures, 2009

************

Ficha Técnica 

Titulo original: Public enemies/País: Estados Unidos/Año: 2009/Director: Michael Mann/Elenco: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard/Música: Elliot Goldenthal/Fotografía: Dante Spinotti/Duración: 143 minutos

Anuncios